Cómo armar una conclusión en una monografía

CÓMO ARMAR UNA CONCLUSIÓN EN UNA MONOGRAFÍA

La consulta por cómo armar una conclusión en una monografía generalmente va a ser planteada por aquellos estudiantes que están a punto de dar por terminada su formación profesional, pero que de una u otra manera no se sienten seguros sobre cuál es el paso a seguir para la presentación de sus resultados o hallazgos.

Cómo armar una conclusión en una monografía – Consejos y recomendaciones

Es importante aclarar desde el principio al momento de armar una conclusión en una monografía, que el investigador se encuentra en la plena obligación de sintetizar sus hallazgos y resultados en ese acápite, motivo por el cual le será imposible añadir nueva información en este espacio.

En ese orden de ideas, unas buenas conclusiones para una monografía se van a caracterizar por ser un ejercicio de escritura sintético, cuyo objetivo radica en una presentación clara, punto por punto, de los hallazgos y cada uno de los razonamientos que se plantean con ellos, según la postura de quien investiga.

Anuncios patrocinados por Google AdSense:


Además de lo anterior, las conclusiones deben ser vistas como el apartado final que se utiliza para cerrar un proceso de investigación que finalmente pasará a convertirse en una monografía o tesis, razón por la cual desde la postura del lector, es clave que se piense en su contenido como una forma de formular ideas que den continuidad al propio desarrollo de lo escrito en la investigación.

Se sugiere al armar una conclusión en una monografía que no supere las tres páginas y que se usen listas o viñetas, para que el lector identifique cada una de las ideas principales con facilidad.

En caso que estés utilizando Word como tu editor de textos para armar la conclusión de tu monografía y la investigación en general, el siguiente vídeo te será de utilidad:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *