Cómo armar una dieta hipocalórica

cómo armar una dieta hipocalórica

Antes que nada se debe empezar por aclarar que aprender cómo armar una dieta hipocalórica es una excelente respuesta a las clásicas dietas milagrosas que prometen resultados en poco tiempo y sin esfuerzo. Ten en cuenta que para armar una dieta hipocalórica es fundamental que te trabajes y modifiques buena parte de tus hábitos.

Cómo armar una dieta hipocalórica – Recomendaciones

Ya que cada organismo presenta sus propias particularidades, te vamos a proponer unos cuantos consejos para que los vayas ajustando a tu caso específico.

Anuncios patrocinados por Google AdSense:


  • Los alimentos básicos. En una diete de este tipo hay que darle prioridad a ciertas comidas como: carnes magras, pescados, lácteos desnatados, frutas, hortalizas y huevos. Así mismo, habrá que controlar la ingesta de pasta, pan, arroces y patatas.
  • Cinco comidas al día. Hazlo, pero evitando que cada comida sea considerable, pues el objetivo es distribuir la cantidad en varias sesiones, pero sin saltarte ninguna.
  • Un desayuno con carbohidratos. El desayuno es la comida más importante. Dale prioridad a los carbohidratos y que nunca te falte un trozo de fruta.
  • La fruta. Para armar una dieta hipocalórica se debe pensar en las frutas como un elemento fundamental. Ingiere varias piezas en tu día.
  • Un almuerzo saludable a media mañana. Es importante que guardes un buen balance en la forma en que comes, así que incluye en esta comida vegetales y un alimento que sea rico en proteínas.
  • Una cena ligera. No abuses en esta comida e intenta que sea ligera. Los vegetales son una excelente alternativa.
  • Cocinar al vapor, a la plancha o por hervor. Es preferible que lo hagas de esta manera a que utilices mantequilla, aceite o grasa.
  • Beber agua. Siempre será un muy buen hábito para el organismo, además así vas a eliminar toxinas.
  • Consumo de sal. Su efecto es adictivo y con el paso del tiempo puede afectar tu salud. Trata de ir disminuyendo su ingesta, porque de una u otra manera el gusto por la sal se adquiere socialmente, así que lo puedes modificar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *